Séptimo día: Del interior a la costa, llegada a Bahía de Cochinos.

El día de Navidad comienza temprano, a las 09:00 am nos esperaba el taxi colectivo que nos llevaría hasta Jagüey Grande para seguir con la ruta. Aquí nos despedimos de Zeno que tenía que volver a La Habana, así que James y yo seguimos el recorrido.

La idea era llegar a Jagüey Grande al medio día para rodar con la bicicleta hasta un criadero de cocodrilos que quería ver, y luego seguir rodando hasta Playa Larga, dónde pasaríamos la noche.

El taxi que nos llevaba era realmente bonito y nuestras bicicletas iban medianamente seguras.

 

Tuvimos que cambiar un par de veces de coche durante el trayecto por los chanchullos que hacen los conductores con los turistas, se los van repartiendo en función a la ciudad a la que vayan y todo dentro de un mini caos funciona más o menos bien.

Finalmente llegamos al criadero de cocodrilos, este lugar fue una de las primeras medidas medioambientales que tomó la revolución, allá por los años 60, el cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer) estaba casi extinto, por lo que llevaron a cabo este proyecto que hoy en día hace que esta especie siga viva.

Jugamos con ellos un rato y les dimos algo de comer, la verdad que el aspecto de los mismos era impresionante.

 

 

Luego nos subimos en la bicicleta y seguimos hasta Playa Larga, por el camino pasamos por Palpite, un pueblito dónde aún recuerdan tanto al entrar, como al salir, la victoria en Bahía de Cochinos.

Criadero de Cocodrilos – Playa Larga (10,4 Km)

Por fin llegamos a Playa Larga, ya estábamos en Bahía de Cochinos, dimos un paseo y fuimos a cenar, descansaríamos porque al siguiente día, saldríamos temprano para Playa Girón con la bici.

En el paseo encontré algo que nunca antes había visto, una furgoneta que vendía cerveza a granel, baratísima, el litro andaba por los 12 pesos cubanos (0,5€).

Tomé algo en un restaurante cuyas vistas me cautivaron, el telescopio aún funcionaba y me entretuve un rato para finalizar el día, en este momento de reflexión volví a pensar en que quizás tendría que dejar la bici antes de lo esperado si quería hacer el viaje completo.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Victoria dice:

    Es impresionante,cuanta vivencia y cuánta felicidad al vivirla.

  2. Visi dice:

    Víctor.me encantan tus relatos,algún día tendrás que escribir un libro con todas tus vivencias.Gracias por hacernos partícipes de ellas.muchos

Deja un comentario