José Saramago. La voz de la conciencia

José Saramago. La voz de la conciencia

Siguiendo las líneas de trabajo que me planteé con la anterior entrada, quiero centrar mis entradas en puntos de referencia (grandes personas) para nuestra motivación, entendimiento de la situación y aceptación de que hay una solución más allá de todo lo que vemos. Que la “utopía” es posible, que somos seres humanos y por encima del capital nuestro corazón sabe que esa “utopía” puede llegar a ser una realidad. Sin más preámbulos comenzamos la presentación de hoy. Es el turno para otro ilustre caballero… el es José Saramago.

José Saramago nació en la freguesia la Azinhaga (municipio de Golegã, en el distrito central del Ribatejo, Portugal) el 16 de noviembre de 1922. Fue un escritor, novelista, poeta, periodista y dramaturgo portugués.

En 1998 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura. La Academia Sueca destacó su capacidad para «volver comprensible una realidad huidiza, con parábolas sostenidas por la imaginación, la compasión y la ironía».

Su primera gran novela fue Levantado do chão (1980), un retrato fresco y vívido de las condiciones de vida de los trabajadores de Lavre, en la provincia de Alentejo. Con este libro Saramago consigue encontrar su voz propia, ese estilo inconfundible, límpido y casi poético que lo distingue. En los siguientes años, Saramago publica casi sin descanso: Memorial do convento (1982), donde cuenta las más duras condiciones de vida del pueblo llano en el oscuro mundo medieval, en épocas de guerra, hambre y supersticiones.

Falleció a los 87 años, el día 18 de junio de 2010, en su residencia de la localidad de Tías (Lanzarote, Las Palmas), a causa de una leucemia crónica que derivó en un fallo multiorgánico. Había hablado con su esposa y pasado una noche tranquila. Saramago escribió hasta el final de su vida, pues se dice que llevaba 30 páginas de una próxima novela.

Después de haber descrito, de una forma muy breve, la vida de Saramago, os voy a dejar con un par de vídeos de este ilustre “personaje”. El primer vídeo es una intervención que hizo en la misma charla que vimos a Julio Anguita en la entrada anterior, en la que hace hincapié en algo muy importante y que ninguno debemos de olvidar, nuestra conciencia. Vivimos a partir de que somos conscientes de nuestra persona, pienso luego existo… Es una gran y poderosa herramienta que tenemos para combatir, y tenemos que aprovecharla. El segundo vídeo es una reflexión personal, en la que no quiero entrar en detalles ya que su escucha no tiene desperdicio alguno.

Espero que disfrutéis tanto como nosotros escuchando a este gran hombre, del que os seguiremos hablando de el más adelante. Sin más dilación, un fuerte saludo a todos desde la Pancarta de Bitácora.

Javier Artacho

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 11 febrero, 2015

    […] ilustres. Ya dimos a conocer a dos de ellos (Julio Anguita “La voz del Pueblo” y José Saramago “La voz de la Conciencia) y hoy es el turno para una gran persona, un gran pensador, […]

Deja un comentario