Grupo Vocento. Las líneas del conservadurismo

Grupo Vocento. Las líneas del conservadurismo

El grupo periodístico o mediático más importante en cuanto a tamaño en España es también el más antiguo. Actualmente se llama Grupo Vocento  y es el resultado de la fusión en 2001 entre el Grupo Correo y Prensa Española. Grupo Correo se crea en el País Vasco en 1875. Prensa Española lo hace poco después, en 1891, publicando por primera vez su periódico de referencia, ABC, en 1903.

En la actualidad alberga más de 100 diarios, centrándose en la información local. ABC, por su longevidad es un mecanismo perfecto para conocer la historia de España. Alberga una hemeroteca en su propia página web muy útil para observar cómo un medio de comunicación ubicado ahora en la democracia pudo apoyar las ideas de Hitler, Mussolini u obviamente, de Franco. Recomendable viajar a sus portadas de principios de los años 40 y finales de los 30 para comprobarlo.

Pero la historia pasada de ABC no nos interesa. Sus cables han sido más que intensos con los distintos gobiernos. Su tendencia conservadora le ha unido a los gobiernos populares, pero también han sabido jugar durante los años socialistas. Hacer una retrospectiva de sus últimos 20 años sería algo tan profundo como infructuoso dado que el afán de este espacio es cambiar el futuro. Por lo tanto, para ilustrar lo que significa este periódico,  nos iremos a una noticia más cercana tanto en el tiempo como en el poder político en España. Es muy probable que haya pasado desapercibido, pero una de las primeras medidas de la ministra de Fomento, Ana Pastor, fue nombrar presidente de AENA a José Manuel Vargas. Este madrileño de 42 años, licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, ha ocupado altos cargos en el Grupo Vocento desde el año 2000 hasta su nombramiento en AENA. Llegó a ser los últimos años consejero delegado del grupo. O lo que es lo mismo, quien toma las decisiones empresariales del grupo. Es importante comprender este hecho. Los grupos mediáticos no están dirigidos por periodistas. Las cabezas visibles y quienes toman las decisiones son empresarios. Ni más ni menos. Por lo tanto, y lo digo con conocimiento de causa, el procedimiento de la desinformación (porque no es censura tal y como se conocía en los anteriores siglos), se produce desde las líneas estratégicas hacia el periodista. El peón, que es quien escribe, no percibe esa censura. La creación de temas propios (investigación) se decide en la línea estratégica del grupo empresarial, y no en las redacciones.

Por supuesto que no hay un jefe de redacción (seguro que salvo casos flagrantes) que tire una noticia por ser demasiado ofensiva contra un determinado miembro o estamento. El simple hecho es que no llega la orden al periodista. Un ejemplo palpable es este  caso: en abril de este año ABC publicaba, con mayor tamaño que en otros medios, que habían sido imputados 18 controladores aéreos por las huelgas de diciembre de 2010. Unas huelgas que, tal y como indica la noticia, conllevaron un gran movimiento judicial. Ese movimiento judicial fue encabezado por la Agrupación de los Demandantes Afectados por el Cierre del Espacio Aéreo, que fue representado por el gabinete de abogados Cremades & Calvo – Sotelo. Esta firma es una de las más importantes de nuestro país, y concentra numerosos casos significativos de nuestra historia.

¿Qué hay detrás? La respuesta es el poder fáctico. Y para comprobarlo, tan solo hay que ver los nombres de las personas que forman su consejo asesor. Sorprende la presencia de Josep Piqué en ese consejo, atención, como PRESIDENTE. No cabe duda que Josep Piqué, a pesar de sus desencuentros de los últimos años con el PP nacional, mantendrá enlaces férreos con el sector conservador de este país, ya que fue ministro importante y hombre fuerte dentro del partido. Pues bien, curiosamente, la demanda que está yendo más rápido dentro del gabinete es la interpuesta contra los controladores aéreos individualmente. La que se realizó contra AENA, está aun a la espera de que el Juzgado acepte el recurso inicial interpuesto por la firma de abogados.

Mientras tanto, los controladores ya han sido requeridos para declarar y han sido imputados. ¿Extraño? Cuando somos tan débiles que podemos ser engañados sin darnos cuenta tan siquiera de que lo estamos siendo, es complicado demostrar acciones, estrategias, movimientos. Pero si algo bueno tiene esta pseudodemocracia latente en nuestro país, es que los documentos suelen ser públicos, y una ligera búsqueda por Internet, permite hilar y conectar situaciones y nombres. No cabe duda de que no sería muy beneficioso para el gobierno, en tan maltrecha situación económica, una imputación de AENA en el caso. De hecho también porque podría sacar a la palestra la privatización de AENA que se está planteando desde que el PP llegó al Gobierno. Por ello, tiene atados bien los 3 polos del triángulo. Bufete de abogados con presidencia de amigo; presidencia de AENA de uno de los suyos y ex compañeros de este señor como consejeros delegados del grupo mediático más grande en tamaño de este país. Puede parecer una unión ligera o demasiado nítida. Y desde este blog no se pretende denunciar nada.

Pero es sorprendente. Debemos abrir los ojos y darnos cuenta de que la desinformación se vertebra en estos hechos. Y bien se me podría debatir que allí donde haya poder hay tráfico de influencias. Pero debemos saberlo al menos. Conocerlo. Saber que nos mienten, y por qué. Porque si este caso no ha logrado abrir demasiado los ojos, sucedidos como que Rodrigo Rato forme parte de Intereconomía a través de El Manantial de Información SL, canal del que es accionista directo el Grupo Vocento o que Rodrigo Rato haya sido tapado por el diario ABC en la crisis de Bankia, quizá puedan impulsar al avezado lector al pensamiento de que lo que nos cuentan, muchas veces está maquillado o desenfocado. Para demostrar aun más la relación que existe entre los grupos mediáticos y el poder fáctico de nuestro país, tan solo hay que subrayar la gestión de José Manuel Vargas al frente del Grupo Vocento.

El actual presidente de la nada desdeñable AENA tuvo el dudoso honor de hacer reestructuraciones dentro de Grupo Vocento que conllevaron el despido de unos 1.000 trabajadores. Parece ser que la tijera que utilizaba para recortar plantillas de todos los medios de comunicación que aglutina el grupo, no la usó a la hora de pedir su indemnización en el momento de despedirse. Nada más y nada menos que 3 millones de euros, tras varias semanas de negociación, fue lo que recibió el actual presidente de la entidad PÚBLICA encargada de la navegación civil aérea y de los aeropuertos españoles.  Por lo tanto, se me viene a la mente un pensamiento rápido: el presidente de un organismo público, al que pagamos todos, consiguió destruir cientos de empleos al frente de una empresa privada, sin perdonar después una indemnización de 3 millones de euros. Además de que en los 8 meses que estuvo entre Grupo Vocento y AENA, prosiguió con sus negocios inmobiliarios (quizá fueran limpios, pero ese sector, en estos momentos, levanta un poco de sospecha) en Londres. Conclusión: tenemos a un tipo amigo de Ana Pastor, y autor de cientos de despidos en Grupo Vocento, que dirigió una campaña feroz contra el anterior gobierno socialista a través de los medios del grupo, aupado finalmente a la presidencia de un organismo público sustentado por los impuestos de todos los que aquí leemos este blog (si es que no hemos tenido que emigrar impulsados por el temblor de la pandereta que es el suelo de este país, con casos como el que aquí se presenta).

Estas interconexiones tienen que hacernos pensar que un domingo por la tarde, mientras nosotros los ciudadanos nos encontramos disfrutando el tiempo libre de nuestro fin de semana, se puede estar produciendo una reunión soterrada, regada por un vino de primera, al fuego de una chimenea o bajo el sol de una playa paradisíaca, en la que se decide lo que nos van a contar en los próximos meses. Grupo Vocento realizó una campaña casi de persecución contra el gobierno socialista (indefendible su gestión en muchos aspectos, y tienen mucho que ocultar también en el asunto de los grupos empresariales mediáticos, ejemplo mediante, Mediapro y La Sexta (de algunos grupos empresariales mediáticos como Mediapro y La Sexta). Pero esa campaña de hostigamiento a cualquier decisión del gabinete de Zapatero se ha destapado con el aplauso que ha dirigido a las decisiones de Mariano Rajoy. En las medidas del gobierno del PP ha habido una campaña paralela por parte de los grupos cercanos a la derecha que encajan perfectamente con la idea que desde aquí intento transmitir. No es difícil darse cuenta, es incluso obvio, pero cuando levantas cartas a los cargos dirigentes, conoces los enlaces. Unos enlaces que cuentan claramente como la política y sus decisiones van acompañadas de un aparato mediático-empresarial que trata de engañarnos.

David Arévalo

También te podría gustar...

Deja un comentario