El regreso al futuro de Tesla

Estos últimos meses hemos estado escuchando información sobre un nuevo invento que viene a revolucionar el consumo de energía, principalmente, en hogares pero también en industrias. Con los altos precios que padecemos en los recibos de la luz, es lógico que una noticia así despierte interés. Es la Powerwall Home Battery de Tesla.

Esta empresa está inspirada en el famoso inventor, ingeniero mecánico, ingeniero electricista y físico Nikola Tesla, descubridor de la corriente alterna, la lámpara fluorescente, el control remoto, la radio o la transferencia inalámbrica de energía eléctrica, entre otras muchas patentes.

La batería de ion de litio está basada en la autogeneración de energía para el consumo propio y así no tener que depender de la red eléctrica. Según Elon Musk, CEO de Tesla, su “objetivo es transformar totalmente la infraestructura energética mundial para que este sea totalmente sostenible y sin producir emisiones de carbono”.

Este generador se alimenta de la energía generada por placas solares durante el día y que es capaz de almacenar, lo que nos permite poder disfrutar de la misma en cualquier momento del día. Si bien es cierto que al parecer, de momento no es capaz de generar la energía suficiente para el consumo diario de una casa, está pensada para que también pueda almacenar energía de la red eléctrica durante la noche, ya que a ciertas horas la energía es mucho más barata (seguramente ya se encargarán de que no fuera así). Sin duda este dispositivo nos permitiría reducir drásticamente el importe de nuestros recibos.

Este nuevo invento se postula como el estandarte para el cambio energético en nuestro tiempo, haciendo así realidad uno de los sueños que Nikola Tesla tuvo, y abriendo una puerta a la sostenibilidad y conservación de nuestros recursos naturales.

Existen dos versiones del producto, la Powerwall, con una capacidad de 10 kWh, y la Powerpack (aun no preparada para su comercialización), con una capacidad de 100 kWh, pensada está segunda para su uso industrial.

Powerwall, la versión doméstica, tiene además una segunda edición de 7 kwh. Cada una de ellas tiene un uso distinto ya que la serie de 10 kWh está pensada como un respaldo del suministro eléctrico, es decir, funciona cuando la alimentación de energía proveniente del sistema central se corta. La de 7 kWh está concebida para su uso diario o para utilizarla en horas de mayor gasto.

Según datos del Instituto para la Diversificación  y Ahorro de Energía (IDAE), un hogar consume al año 9.922 kWh, lo que supone 27 kWh de media al día. Sabiendo esto, una sola batería Powerwall no es suficiente para generar la electricidad diaria que consume un hogar, pero sí para reducir el consumo en las horas de mayor coste. No obstante, la empresa indica que el sistema está preparado para instalar hasta 9 baterías a la vez, siendo capaces de ofrecer 90 kWh.

El precio del acumulador será de unos 3.500 $ (3.125 €) para la versión de 10 kWh y de 3.000 $ (2.700 €) para la de 7 kWh. Estos precios no incluyen la adquisición de los paneles solares ni su instalación, por lo que podemos deducir que su precio para el consumidor no va a ser precisamente asequible. Es por eso que la empresa se está planteando la posibilidad de alquilar el equipo para así poder llegar a un número mayor de hogares.

Estas baterías aún no han empezado a comercializarse, ya que hasta este verano no saldrán a la venta en EEUU y como mínimo no se espera que antes de 2016 lleguen al resto del mundo, pero nuestro gobierno ya le ha visto las orejas al lobo y están preparado un Real Decreto (aun no aprobado) sobre el autoconsumo que pondrá las bases para hacer realmente difícil la independencia energética para aquellos que así lo deseen.

El decreto prevé cobrar por cada kWh que se genere a través del llamado Peaje de Respaldo. Esta tasa la deberán pagar los que decidan producir su propia energía, traduciéndose en que el ahorro conseguido por dicho sistema se verá netamente recudido por dicho impuesto.

Aún no estamos en disposición de poder desconectarnos de la red eléctrica central debido a barreras inicialmente logísticas, ya que será muy complicado adaptar la red de bloques completos de viviendas, pero también económicas: es indudable que su precio no estará al alcance de muchos de nuestros bolsillos.

No por ello, el paso adelante que se está emprendiendo hacia el cambio, no ha caído en saco roto. La empresa Daimler está preparando el lanzamiento de unas baterías domésticas similares, que se ofrecerán a través de su marca Mercedes-Benz. Esto es un hilo de esperanza que nos permitirá sentar las bases nuevas fórmulas energéticas que a su vez estoy seguro de que terminarán haciendo una competencia feroz a los sistemas tradicionales. Provocarán sin más remedio un cambio en sus entrañas y se verán obligados a renovarse o morir.

Os dejo con esta interesante película sobre Nikola Tesla, muy ilustrativa para entender un poco mejor cuál era su visión y cómo habría cambiado el devenir de la sociedad. Si organismos como nuestro Gobierno, entre muchísimos otros, apostaran por el cambio social y vital de nuestro planeta, podríamos vivir en constante armonía con nuestro entorno y brindarle así el respeto que se merece. No podemos olvidar que nosotros vivimos porque la naturaleza nos lo permite. Es nuestra obligación, devolverle el favor.

Javier Artacho

También te podría gustar...

Deja un comentario