Categoría: Pedaleando por Cuba

1

El sexto día: Nochebuena y la buena nueva.

Gracias a mi hermano, este artículo no se titula el segundo guayabo en Viñales, ya que el sexto día comienza de nuevo con una buena resaca. El día anterior decidimos que hoy también íbamos a pasar la noche en Viñales, era nochebuena y éramos lo más cercano a una familia que teníamos en...

1

Quinto día: El primer guayabo en Viñales.

El quinto día empieza de resaca, un guayabo de libro fruto de los excesos de la noche anterior. Nuestra amiga americana nos despierta con enormes gafas de sol para que hagamos algo y así disfrutar de los paisajes cercanos que nos ofrece el pueblo. Mi compañero nocturno, Zeno, no fue capaz de levantarse,...

2

Cuarto día: El primer ocio en un pueblo.

El día comienza muy temprano desde playa La Mulata, no podemos permitirnos el lujo de gastarnos los 3 CUC (3€) que vale el desayuno en el hospedaje así que vamos a salir y ya desayunaremos en algún pueblo por el camino. El día amanece muy gris, incluso chispeando. Cuándo estábamos alistándonos para empezar...

7

Tercer día: Conociendo a mis compañeros.

Día 3: El día comienza en Las Terrazas, mi idea era salir hoy de aquí temprano y llegar a Playa La Mulata a pasar la noche. Abrí el primer ojo sobre las 7 a.m. Tras volverlo a cerrar, el segundo ojo se abre pasadas las 08:00 a.m. para que finalmente abra los dos...

2

Segundo día: La primera ruta.

Día 2: De nuevo comienzo la narración del segundo día desde la tranquilidad de tener una Bucanero bien fría en la mano, y además, en el primer momento del día en el que verdaderamente puedo descansar después de la ruta. Son algo más de las 16:15 de la tarde (en Cuba anochece a...

5

Primer día: Las peripecias de meter una bici en un avión en la jornada de llegada.

Muy buenas a tod@s, lo que empiezo a contarles a continuación son las vivencias y experiencias que este humilde narrador disfrutó encima de una bici recorriendo la isla de Cuba. Espero que con mis palabras, fotos y vídeos que con tanto esmero grabé, puedan imaginarse ligeramente al menos, lo que sentí en cada...