Caddy Adzuba. El coraje de la mujer congoleña

“Hubiese querido que este galardón fuera recibido por las miles de mujeres congoleñas víctimas de la guerra y la violencia sexual y despojadas de todo honor desde que sus cuerpos fueron transformados en campos de batalla”. De esta forma empezó su discurso Caddy Adzuba, periodista y activista congoleña, al recibir el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014.

La República Democrática del Congo (RDC) se encuentra en el corazón de África, tiene un tamaño similar a todo el oeste de Europa y a pesar de ser uno de los países más ricos del mundo en recursos naturales posee el dudoso honor de formar parte de esa lista miserable de Estados fallidos del mundo.

Caddy Adzuba nació en 1981, en Bukavu, al este de la RDC, en la zona de los grandes lagos, una de las más castigadas y conflictivas del planeta. Esta abogada y periodista congoleña no cesa en su empeño por conseguir que todas esas voces maltratadas por la guerra sean escuchadas, no solo en su país, sino en el resto del mundo. En una entrevista para euronews, la reportera preguntó a Adzuba que qué recuerdo tenía de su primera entrevista a una mujer víctima de violencia sexual. Su respuesta fue: “a los dos minutos no pude soportarlo más y me fui, huí”, en ese momento Caddy se dio cuenta que tenía que dar a conocer esos testimonios aportando con la comunicación un grano de arena más en la construcción de la paz.

Caddy Adzuba es Licenciada en Derecho por la Universidad Oficial de Bukavu y en la actualidad trabaja para Radio Okapi que pertenece a Naciones Unidas (ONU), en un intento más de la organización internacional para fomentar la paz en RDC. MONUSCO, nombre con el que se conoce la nueva fase de la misión de la ONU para la estabilización de la paz en el Congo, intenta de esta manera ofrecer la protección necesaria a todos aquellos que como Caddy Adzuba luchan por la consolidación de la paz.

Además Adzuba es miembro de la Asociación de Mujeres de Medios de Comunicación del Este del Congo mediante la cual se han elevado peticiones a la Corte Penal Internacional y al Senado de los Estados Unidos con el objetivo de denunciar las atrocidades contra mujeres que se cometen en la República Democrática del Congo. Además del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2014, Adzuba fue galardonada con el Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado 2009, la periodista congoleña es también reconocida a nivel internacional por su labor incansable a favor de los de derechos humanos y el periodismo de paz.

En Bailando en la gloria de los monstruos, donde Jason K. Stearns intenta acercar la historia del Congo a través de testimonios y protagonistas del conflicto, denuncia también una de los aspectos en los que Caddy Adzuba hace mucho énfasis, la impunidad. La inmensa mayoría de crímenes que se cometen en RDC quedan impunes por la negativa de muchas víctimas a hablar debido a la carencia y poca creencia en las instituciones del Estado. En el capítulo El Legado del Genocidio, Stearns apoya muchos de sus argumentos en conversaciones con el General ruandés Paul Rwarakabije, en un momento de la conversación Stearns presiona a Rwarakabije para que hable, a lo que este concedió lo siguiente. “Tienes que recordar que teníamos 10,000 soldados y sus familias a los que alimentar. Una vez empezó el saqueo de pueblos, los soldados perdieron el control violando e incluso a veces matando. Si los atrapábamos, los castigábamos. Al principio ejecutamos muchos soldados por asesinato, pero esto nos dio problemas, […]. Recuerdo que a uno le dimos 300 golpes con un palo en sus nalgas desnudas y lo expulsamos de las tropas. Pero, ¿Cómo sabíamos quién violaba? Los habitantes de las aldeas nos tenían miedo y no hablaban. Muchos de los criminales quedaron impunes”.

Caddy Adzuba no solo denuncia la impunidad, muestra el valor y el coraje que se necesita para luchar en un mundo dominado por hombres. La historia de la mujer congoleña es una historia de sufrimiento y de lucha, como la de todo su pueblo, pero con el agravante de que la mujer ha sido incluso utilizada como otra forma más de castigar al enemigo. Con su trabajo, sacrificio y riesgo Adzuba ha trasladado ese sufrimiento a grandes figuras políticas a nivel internacional, la Pancarta de Bitácora quiere reconocer así su enorme labor.

Discurso de Caddy Adzuba durante la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias.

Para entender mejor la situación de los ciudadanos de la RDC he aquí algunas cifras. De acuerdo con el Banco Africano de Desarrollo el 70% de los congoleños viven con menos de 1 dólar al día, el 73% se encuentra en situación de desempleo y dos tercios de la población vive hacinada en pequeñas casas. Solo el 47% tiene acceso a agua potable y el 9% a electricidad.

Ernesto Martín

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Andrés dice:

    Gracias Ernesto por traernos a la figura de Caddy Adzuba, una valiente y una luchadora. El mundo está lleno de miserables, pero también hay algunas buenas personas, conocerlas (aunque sea a través de un pequeño artículo) hace de este mundo un sitio algo mejor.

    Un saludo.

Deja un comentario