Anan Mohammad: “Lo más importante es que la gente ahí fuera sea consciente del desequilibrio de poder”

El protagonista de la novela de George Orwell 1984, Winston Smith, confundía las veces que su Gobierno había estado en guerra y con quién. La conclusión a la que siempre llegaba Smith era que su Gobierno siempre había estado en guerra a pesar de tener como uno de los principales ministerios la cartera de paz. En Israel, Benjamin Netanyahu, en su desesperación por lograr un nuevo mandato –las encuestas lo daban como derrotado- aseguró a los ciudadanos israelíes que en caso de ser elegido de nuevo nunca habría un estado palestino. Netanyahu y su partido, el Likud, adoran la confrontación, son polémicos y provocadores además de carecer de cualquier tipo de escrúpulo. Se creen invencibles y por tanto actúan como tal.

A lo largo de los años se ha comprobado la dificultad que entraña luchar contra las políticas israelíes a través de las instituciones de cada Estado. Es por eso por lo que los movimientos a favor de boicotear al Estado de Israel, y por tanto su manera de actuar, están emergiendo como una forma eficaz y directa de presionar, no solo al estado judío, sino a los principales gobiernos del mundo.

Anan Mohammad, quien prefiere que su foto no aparezca en esta entrevista por temor a tener problemas para entrar en Israel, da voz al movimiento que ha logrado que la School of Oriental and African Studies (SOAS) de la University of London, celebre un referéndum preguntando a toda la comunidad universitaria de ese centro si estaban o no a favor de un boicot académico. Más del 70% ha votado que sí en lo que supone una nueva victoria para todos aquellos que intentan poner equilibrio en uno de los conflictos más desiguales y duraderos de la historia reciente.

¿Por qué es importante crear y concienciar, en nuestro entorno más cercano, amigos, familia, sobre lo que está haciendo Israel en Palestina?
Esa es la cosa, intentar entender la belleza de la llamada al boicot. Esto no va sobre cosas específicas que podemos hacer, básicamente el boicot es intentar involucrar a la comunidad internacional, la sociedad civil, individuos, aquellos quiénes pueden implementar pequeñas acciones en su inmediato entorno y en las comunidades en las que viven.

¿Puedes darme un ejemplo? Hay mucha gente que es consciente de lo que sucede ahí pero algunos no saben cómo podrían ayudar.
Creo que el ejemplo de SOAS es un gran ejemplo a seguir no solo para los estudiantes sino para la sociedad en general. Ojalá se pueda llegar incluso más lejos. Por ahora, lo que se ha conseguido es que la comunidad de SOAS vote. Esta demostración nos da una clara respuesta de lo que piensa esta parte de la Universidad. Otro ejemplo son las grandes organizaciones, particularmente en el sector educativo que han apoyado el boicot, además de todos aquellos que lo han hecho a nivel individual con determinados productos, esta última, quizá, sea el modo más simple de apoyar el boicot. Definitivamente, no podemos solo transmitir a la gente que presten atención solamente a determinados productos con los que boicotear al gobierno Israelí, también necesitamos tomar parte de una forma más comprometida y ver qué posibilidades hay de acceder a las esferas de poder, cualquiera que sea, como los gobiernos locales, por ejemplo. Obviamente, esto es una carrera de fondo, pero esto es como un juego que hay que jugar y esa es la belleza del boicot.

Siempre que aparece una noticia relacionada con boicotear productos israelíes, se dice desde Israel que esta es una nueva forma de antisemitismo. ¿Qué piensas sobre esto?
Obviamente, no hay ninguna duda de que el antisemitismo existe. Es un problema real. Tú comprobarías, si formaras parte de la campaña, –esto ha sido reiterado millones de veces- que nosotros necesitamos luchar en contra del apartheid israelí pero no podemos ser otra cosa que una campaña antirracismo. Nosotros mantenemos una posición en contra del antisemitismo y lo hacemos de todas las formas posibles, pero cuando recibes todo el tiempo acusaciones vacías de antisemitismo en una campaña que lo que hace es una llamada a la población para que preste atención a las violaciones de derechos humanos en Cisjordania, a los crímenes cometidos en términos de asentamientos ilegales, los tipos de crímenes cometidos en Gaza… que no esperen que nos vamos a quedar solo mirando.

Tan pronto como intentamos hacer algo en contra de la ocupación, tan pronto como intentamos utilizar las herramientas disponibles para pedir cuentas, esto está sujeto de ser acusado de antisemitismo.

Después de los Acuerdos de Oslo, Cisjordania fue dividida en tres áreas A, B y C. Lo que está bajo control absoluto de la Autoridad Palestina son solamente pequeñas islas separadas unas de otras. Cuando miras el mapa te das cuenta de que la solución de los dos estados es difícil de alcanzar.
Indudablemente. Cuando hablamos sobre los términos de la división en Cisjordania y los asentamientos de colonos israelíes es un amplio tema a tratar. Esta es y ha sido la política israelí incluso antes de su creación, intentar todo el tiempo oprimir cuanto más árabes en un pequeño espacio dentro de toda Israel y Palestina. Eso no es solo en Cisjordania, esto ocurre desde 1948, donde, por ejemplo, en el sur, poblaciones enteras han sido destruidas. Israel esconde diferentes planes para intentar destruir, lo que ellos llaman poblaciones no reconocidas para eliminar cualquier expansión de población árabe. Creo que tienes razón cuando dices que la solución de los dos estados parece imposible, al menos en el terreno, porque Israel no quiere la solución de los dos estados. En este momento las acciones del Israel sugieren que no quieren ceder nada, ni siquiera la mitad de Cisjordania. No están dispuestos a aceptarlo.

Siendo conscientes de que la solución de los dos estados parece imposible. ¿Crees que israelíes y palestinos pueden vivir juntos en lo que podemos denominar la solución de un Estado?
El movimiento de boicot no tiene ninguna posición en esto, pero puedo darte mi opinión personal. Lo que es más importante, en mi opinión, es intentar hacer que la gente ahí fuera sea consciente del desequilibrio de poder entre Israel, la fuerza de ocupación, el estado del apartheid y la Palestina oprimida. No se trata de aplicar una solución para palestinos o israelíes. Si conoces la historia sabrás porqué es importante no decir lo que parece que es la respuesta correcta. Por ejemplo, cuando se hizo la partición [Acuerdos de Oslo] el problema fue que no miraron la realidad del terreno, no consultaron a la población y la solución fue impuesta desde fuera. Cuando hablamos de boicot siempre me gusta mantener esta posición. Es importante apoyar a los palestinos y sus problemas y sobre todo ser consciente del desequilibrio de poder. Cuando la comunidad internacional fue convencida de que la solución de los dos estados era la mejor solución, muchísima gente estuvo de acuerdo con esta idea porque la gente lo que quiere es terminar con el sufrimiento del pueblo palestino. Mi opinión personal es que la solución de los dos estados parece imposible y pienso que la solución de unir ambos pueblos en un estado tiene más sentido pero también pienso que esta decisión debe ser tomada entre los palestinos, tanto si se acepta como si no. Mucha gente en Palestina no cree en que la solución de los dos estados sea posible.

Más del 70% de la comunidad de SOAS votó a favor del boicot académico. ¿Este sentimiento está aumentando también en el resto de la población?
La sociedad ha estado cambiando desde hace mucho tiempo, por ejemplo, el embajador israelí en Reino Unido dijo una vez que nada convencerá al pueblo británico que Israel es el desamparado en este conflicto. Esto me hace volver a la idea de desequilibrio de poder. La gente puede ver que Israel es muy poderoso, solo intentando comprar tiempo, usando el proceso de paz solamente para seguir ampliando sus políticas de colonización, sus políticas de apartheid viviendo en una situación de completa inmunidad. Ahora la gente está finalmente empezando a ser más abierta en lugar de esperar a que sus respectivos gobiernos cambien de posición, la gente está diciendo ahora, vamos a no aceptar estas violaciones de derechos, vamos a no aceptar este status quo.

Israel dice que la Unión Europea está preparando sanciones contra los asentamientos colonos.
Israel vive en una fantasía en la cual piensan que los palestinos son los que ocupan su territorio. Te voy a dar un ejemplo. Cuando hablamos de Cisjordania y esas pequeñas islas, la mayoría de la gente mira a estas pequeñas islas pero no presta atención al este de Cisjordania, a la zona del valle de Jordania. Esta es una zona enorme dónde solía haber en torno a unas 200.000 personas viviendo, ahora hay menos de 50.000. Esto es una transferencia masiva de población a gran escala en los últimos 20 años. Israel quiere continuar haciendo esto sin preocuparse de tener que pagar, por ejemplo, empleados del sector público mientras recibe millones de dólares bajo el paraguas de la solución de los dos estados y Europa se está dando cuenta de eso. Cuando hablamos de estas sanciones en los asentamientos colonos podemos decir que Europa está siendo consciente de que los asentamientos son ilegales.

Los asentamientos colonos son ilegales desde que se empezaron a construir.
Sí, pero Europa ha contribuido a esos asentamientos apoyando este injusto proceso de paz. Ahora Europa se está percatando de que este proceso está ya muerto y no quiere seguir malgastando dinero en él.

¿Crees que pronto habrá una solución al conflicto?
Los palestinos están acostumbrados a lidiar con la injustica, sabemos que nuestro problema contra el apartheid israelí, la ocupación, es un problema que requiere tiempo para ser solucionado porque Israel es un país poderoso, tiene un ejército poderoso y unos amigos poderosos. Lo buen es que finalmente el mundo está trabajando en la idea de que Israel no está dispuesto a afrontar el problema palestino, ni el problema de los refugiados. Israel no quiere a los palestinos en la foto. Asusta porque Israel está intentando expulsar a los palestinos de su tierra a la fuerza. Creo que el siglo XXI, con la variedad de herramientas de comunicación que tenemos, permite a la gente ver casi en directo cómo personas indefensas son bombardeadas por cielo, mar y tierra. El mundo no está dispuesto ya a solo mirar.

La Autoridad Palestina es Nuevo miembro de la Corte Penal Internacional.
La Corte Penal Internacional no es la única esperanza para los palestinos, pero sí, ojalá Israel tenga que enfrentar nuevos desafíos de la CPI. Ellos han estado haciendo lo que hacen sin rendir cuentas de ningún tipo y sin miedo de ser procesados. Gente que debe ser tratada como criminales de guerra, que llevan a cabo invasiones y permiten la construcción y expansión de los asentamientos de colonos. Viajan libremente por el mundo… Cuando hemos intentado usar la Corte Internacional, no ha funcionado y ahora con esta nueva noticia veremos a ver qué sucede. Creo que es algo bueno y aunque no estoy de acuerdo con la Autoridad Palestina por una vez me encuentro feliz de lo que han hecho.

Volviendo a SOAS ¿Están intentando establecer una conexión entre académicos palestinos y esta universidad?
Nosotros promovemos eso. SOAS envía estudiantes a aprender árabe a Cisjordania, SOAS tiene muchos palestinos en el personal académico tanto enseñando como haciendo que vengan a estudiar aquí para después enseñar en Palestina. Pero el apoyo de SOAS a las instituciones académicas no puede ser solo institucional. Algo que me gustaría expresar es que el movimiento de boicot no quiere violar la libertad de los académicos israelíes. Lo que proponemos es terminar con la cooperación con instituciones académicas israelíes pero no con las personas individuales.

¿Está SOAS intentando trasladar este discurso a otras universidades?
Ojalá todo lo que hemos conseguido implementar en SOAS cree un puerta de entrada para otras universidades. Ya somos parte de un gran movimiento. La llamada al boicot tiene ya mucho tiempo. Los éxitos están teniendo lugar todo el tiempo. Lo única diferencia de SOAS es que esta está un paso por delante. Tuvimos éxito organizando un referéndum en la escuela en lugar de crear solo una organización. El voto estuvo abierto para toda la comunidad de SOAS y toda la comunidad universitaria en nuestro centro formó parte de él. Ojalá otras universidades puedan seguir esto y formar parte del movimiento.

Ernesto Martín

También te podría gustar...

6 Respuestas

  1. Felicidades por el estreno en La Pancarta, Ernesto ! Muy buena entrevista y necesaria. Una cosa que me sorprendió cuando viví en Inglaterra fue que mi percepción acerca del apoyo en el conflicto Israel-Palestina estaba errado, al menos en el mundo anglosajón. Creía que, como yo y la mayoría de mi entorno social, la sociedad estaba era consciente de que lo que se lleva viviendo durante décadas es una ocupación por la fuerza. En UK, en las pocas ocasiones que salió el tema, comprobé que los ingleses estaban de acuerdo con lo que decía el Embajador de Israel en Reino Unido, y que consideraban que el pueblo israelí era la víctima. Por eso, este apoyo de la comunidad universitaria tiene todavía más valor debido al entorno en el que se produce. Enhorabuena, amigo !

    • ¡Muchas gracias David!. Muy contento de formar parte de este rincón lleno de talento. Es cierto que no es un tema muy relevante en Reino Unido o al menos no es un tema al que le den la importancia que en realidad tiene, aunque he de admitir que he estado en varias manifestaciones y el apoyo es muy numeroso. Además existe un campaña llamada Palestine Solidarity Campaign que está elevando propuestas incluso al Parlamento. Creo que cada vez más la gente tiene una mayor concienciación de lo que en realidad ocurre, creo también que esa es una de las principales causas de porqué el apoyo a Israel ya no es tan incondicional.
      Un abrazo!

  2. Andrés dice:

    ¿Consiste simplemente en dar su opinión con el voto a favor o contra sobre lo que está pasando en Israel o incluye algunas iniciativas concretaS?

    • Ernesto dice:

      Hola, Andrés. Gracias por el comentario. Con el voto, además de expresar la opinión de la Universidad a este respecto se consigue parar el intercambio académico entre SOAS e instituciones israelíes, en su mayoría académicas. Al final de la entrevista, Anan puntualiza que la intención no es coartar la libertad de los académicos israelíes, puesto que el intercambio de información, datos, etc. sí se permite de forma individual, pero no a través de las instituciones.

  3. Andrés dice:

    Buen estreno Ernesto, muy interesante la entrevista. Quizás echo de menos una pregunta, ¿en qué consiste exactamente ese boicot académico?

    Un saludo.

Deja un comentario